Belleza de China

Las fiestas tradicionales, imbuidas de ricas implicancias culturales y dotadas de una larga historia, forman parte importante y espléndida de la cultura china. La mayoría de estas fiestas tomaron cuerpo durante la dinastía Qin, la primavera de unidad nacional y poder centralizado de China. En el periodo de la dinastía Han, China experimentó un enorme desarrollo y las fiestas tradicionales principales quedaron establecidas.

 

La Fiesta de la Primavera o año nuevo chino es el acontecimiento familiar más importante de todos los que se celebran en China. Aquellos que viven lejos de sus hogares vuelven a casa por lo que aeropuertos, estaciones de autobuses y trenes se llenan de gente.

 

La Fiesta de la primavera empieza el primer día del primer mes del calendario lunar, generalmente los últimos días de enero y principios de febrero del calendario gregoriano, y dura unos quince días. Su origen se remonta a la dinastía Shang (1600 a. C. – 1100 a. C.) cuando al inicio del año, la gente hacía ofrendas a las divinidades del cielo y la tierra y a los antepasados y rezaba para tener buenas cosechas y un buen año.

 图片1.jpg

De todos los días de esta fiesta, la Víspera de la Fiesta de la Primavera es seguramente el momento más importante. Todos los miembros de la familia se reúnen para disfrutar de la deliciosa “cena de la víspera”.

 

Muchas tradiciones acompañan a la Fiesta de la Primavera. Algunas aún se celebran, otras han desaparecido con el tiempo.

 

En el octavo día del duodécimo mes lunar, algunas familias cocinan el cocido de laba, un delicioso manjar hecho con arroz glutinoso, mijo, lágrimas de Job, azufaifas, semillas de loto, judías verdes, longana o mamoncillo chino y gingko.

 

El veintitrésavo día del duodécimo mes lunar se llama la víspera preliminar. Este día la gente ofrece sacrificios al dios de la cocina. Ahora, sin embargo, la mayoría de familias cocinan deliciosos manjares para disfrutarlos ellos mismos.

 

Tras la víspera preliminar, la gente empieza a prepararse para el Año Nuevo. A esto se le llama “viendo venir el Año Nuevo”.

 

Es un tiempo en que las tiendas están muy ocupadas puesto que la gente sale a comprar lo que necesita para el Año Nuevo, desde aceite comestible, arroz, harina, pollo, pato, pescado y carne hasta fruta, dulces y diferentes tipos de frutos secos. También detalles decorativos, ropa y zapatos nuevos para los niños y regalos para los mayores de la casa, para amigos y otros familiares.

 

Antes de la llegada del Año Nuevo, la gente se esmera en la limpieza de su casa, tanto por fuera como por dentro, y también lava toda su ropa, las colchas, las sábanas y todos sus utensilios.

 

Una vez está todo limpio, decoran las habitaciones con varios detalles que confieren a las estancias un aire de fiesta y alegría. En las puertas se cuelgan pares de caracteres chinos negros sobre fondo rojo. El contenido de éstos varía según la casa pero la mayoría son deseos un buen futuro y buena suerte para el año entrante. También se cuelgan fotos de los dioses de las puertas y de la riqueza para mantener alejados a los espíritus malignos y dar la bienvenida a la paz y a la abundancia.

 

El carácter chino “fu” que significa felicidad o bendición es un clásico. Los caracteres pueden colgarse de derecho o al revés, ya que en chino “fu” al revés significa “fu viene”, y ambos se pronuncian “fu dao le”. También se suelen colgar dos faroles rojos en la puerta principal. En las ventanas se clavan papeles recortados de color rojo y en las paredes cuadros sobre el año nuevo que simbolizan buenos augurios.

 

La gente presta mucha atención a la víspera de la Fiesta de la Primavera. Ese día, todos los miembros de la familia se reúnen y cenan juntos. La comida es más abundante y diferente a la del día a día. Los platos con pollo, pescado y doufu nunca faltan porque sus pronunciaciones significan respectivamente buen augurio, abundancia y riqueza. Tras la cena, los miembros de la familia se sientan juntos, hablan y miran la televisión. En los últimos años, las familias chinas han adoptado la costumbre de mirar la retransmisión de la Fiesta de Primavera de la CCTV.

 

El primer día del año, todo el mundo se viste de forma elegante. En primer lugar, felicitan a los padres. Entonces, cada niño recibe algo de dinero como regalo del nuevo año envuelto en papel rojo. La gente del norte de China come jiaozi, o ravioles chinos, para desayunar puesto que su pronunciación puede significar “despedir a lo viejo y entrar en lo nuevo”. La forma del jiaozi asimismo asemeja un lingote de oro de la China antigua. Por eso, la gente se los come y desean tener dinero y tesoros.

 

Los chinos del sur comen niangao (el pastel del año nuevo hecho de arroz glutinoso) porque su pronunciación también puede significar “más y más alto, un año tras otro”. Los primeros cinco días tras la Fiesta de la Primavera son buenos días para felicitar, hablar y hacer regalos a familiares, amigos y compañeros de clase y trabajo.

 

En el pasado, los fuegos artificiales y los petardos eran muy populares durante la Fiesta de la Primavera. La gente creía que el chisporreteo ayudaría a alejar los malos espíritus. Sin embargo, esta actividad fue prohibida en las grandes ciudades ya que el gobierno consideró que suponía un gran riesgo para la seguridad y una fuente de contaminación.

 

El ambiente de fiesta no sólo se encuentra en los hogares sino también en las calles. Durante estos días, se celebran muchos tipos de danza como la del dragón, la de las linternas, las fiestas de los faroles y las ferias en los templos. La Fiesta de la Primavera se acaba cuando llega la Fiesta de los Faroles.

 

China tiene 56 minorías étnicas que celebran la Fiesta de la Primavera casi el mismo día que los Han y tienen diferentes costumbres.